Web del paciente cardiovascular

Cabecera_especialidades_webpacientes

Antes de operarse

Toma de decisiones conjunta

Una vez que vuestro cardiólogo decide que la mejor opción terapéutica para vuestra enfermedad cardiovascular, es someterse a una intervención quirúrgica. Os invitará a acudir a una valoración clínica por el equipo de Neolaser Cardiovascular. Para esto es necesario que usted solicite cita para nuestra consulta, llamando al teléfono de la secretaría 902929207 o 660 997 678 directamente en los centros sanitarios de su preferencia, como Hospital Quirónsalud-Sagrado Corazón, Hospital NISA Sevilla-Aljarafe, Hospital Infanta Luisa, Clínica Santa Isabel.

Durante esa primera consulta, estudiaremos su caso de forma individualizada, se valorará la patología por la cual consulta y si requiere alguna otra prueba adicional. Le explicaremos las opciones quirúrgicas disponibles según su caso y le recomendaremos la más idónea. Así mismo, le explicaremos los riesgos que conllevan estos procedimientos, utilizando las escalas de riesgo internacionales. Donde para la elección del procedimiento quirúrgico, se tomará en cuenta nuestra experiencia y todas las variables que intervienen; garantizando así el mejor resultado quirúrgico, minimizando al máximo los posibles riesgos.

Sin embargo, es importante señalar que durante la cirugía pueden surgir nuevas variables que nos obliguen a modificar la técnica programada, con el objetivo de garantizar el éxito de la cirugía.

Por estas razones, os recomendamos acudir a la consulta con sus familiares más cercanos, en ella podemos aclarar todas las dudas que surjan.

Finalmente, en esta misma consulta se platearan las fechas más óptimas para su intervención y usted nos podrá comentar sus preferencias. Posteriormente, con algunos días de antelación se le avisará telefónicamente la fecha definitiva de ingreso y los pasos a seguir.

Preparativos administrativos

Una vez tomada la decisión quirúrgica, se deben cumplir ciertos trámites administrativos los cuales varían si viene a operarse con carácter privado o requiere la autorización de una compañía aseguradora. Cada compañía tiene sus propios procedimientos establecidos y un miembro de nuestro equipo, le asesorará en este procedimiento, intentando agilizar y facilitarle el mismo.

Para el día del ingreso en el hospital, usted deberá entregar cierta documentación, entre ellos:

  • Informe del estudio preanestésico.
  • Informe médico de su cardiólogo.
  • Informe de las pruebas que le hayan realizado como TAC, cateterismo, radiografía, analítica, entre otros.
  • Consentimiento informado ya firmado por usted o sus familiares, autorizándonos para realizar la intervención, que previamente le hemos entregado en la consulta.
  • Autorizaciones para:
    • Ingreso hospitalario.
    • Prótesis si precisa.
    • Médico
    • Anestesia

Preparativos médicos

Una vez tomada la decisión de operarse con el equipo de Neolaser Cardiovascular, Ud iniciará una serie de fases, la preoperatoria antes del ingreso y de la cirugía, el momento de la cirugía y la postoperatoria y de rehabilitación en planta y domicilio. En cada una de ellas, estará en contacto con los diferentes profesionales del equipo, donde cada uno intentará ofrecerle el mejor de los servicios, para que tanto los procesos administrativos como sanitarios se desarrollen de la mejor manera posible.

  • Valoración preanestesica

Como toda cirugía, es necesario que Ud sea valorado por nuestro equipo de anestesistas. Para ello nuestro equipo médico le entregará diferentes volantes con las peticiones de las pruebas necesarias, con el tiempo suficiente para su realización. Entre ellas, una radiografía de tórax, un electrocardiograma y una prueba de laboratorio que incluye hematología completa, bioquímica general y tiempos de coagulación. Una vez realizadas, pedirán cita en la CONSULTA DE PREANESTESIA de la clínica donde será intervenido. Ahí le realizaran la valoración anestésica y le entregaran el INFORME DEL ESTUDIO PREANESTESICO, que deberá aportar a su ingreso en el Hospital el día de la intervención

  • Pruebas complementarias adicionales

Opcionalmente, se podría solicitar otras pruebas como una ecografía Doppler de troncos supra-aórticos, pruebas funcionales respiratorias o solicitar otras pruebas de ampliación, como un ecocardiograma transesofágico, tomografía axial computarizada, arteriografía, entre otros. En todo momento, se os guiará sobre los pasos a seguir.

  • Medicación previa a la cirugía

Actualmente múltiples ensayos clínicos han demostrado la necesidad de suspender ciertos fármacos, días previos a la cirugía para minimizar la posibilidad de complicaciones durante el postoperatorio. Por tal razón, les recomendamos suspender o sustituir, algunos fármacos previos a la cirugía:

  • Anti-inflamatorios no esteroideos: ibuprofeno, dexketoprofeno, ketorolaco, diclofenaco, entre otros.
  • Aspirina y otros antiagregantes: clopidogrel, ticagrelor, prasugrel.
  • Antihipertensivos del tipo IECA o ARA II.
  • Antidiabéticos orales: metformina.
  • Anticoagulantes: sintrom, warfarina, dabigatran, rivaroxaban, epixaban, etc.
  • Otros: corticoides,

Siga las recomendaciones dadas por nuestro equipo médico, quien le indicará que fármacos puede suspender o sustituir.

  • Fisioterapia Respiratoria

Durante la valoración clínica realizada por nuestro equipo médico antes de la cirugía, se le interrogará sobre su patología respiratoria y factores de riesgo de sufrir complicaciones. Si usted será sometido a una cirugía de sustitución valvular o bypass coronario, según la escala de riesgo se le recomendará iniciar fisioterapia respiratoria EN SU DOMICILIO antes y después de la cirugía. Ejercicios que también deberá realizar durante el postoperatorio en UCI y planta de hospitalización, para acelerar su recuperación y evitar la aparición de complicaciones pulmonares.

Para esto, se emplea un aparato llamado inspirómetro, con el cual se realizará respiraciones profundas y prolongadas. Este ejercicio mejorará su capacidad funcional respiratoria y le ayudará a eliminar las secreciones bronquiales, evitando así la aparición de problemas respiratorios.

Inicialmente tiene cierta dificultad, no se desanime, lo más importante es intentar elevar la mayor cantidad de bolas del inspirómetro, para lo cual es necesario una técnica y entrenamiento adecuado, tenga paciencia, poco a poco lo hará mejor . Recomendamos no realizar los ejercicios después de haber comido, espere mínimo una hora.

¿Cómo utilizar el inspirómetro?

  • Debe sentarse lo más cómodo posible y esperar mínimo una hora después de haber comido.
  • Coloque la boquilla del inspirómetro en la boca, con los labios bien apretados y tome aire por la boca profundamente. Tomando aire en forma prolongada, realizando un mayor esfuerzo al habitual. En este momento, notará que la bolas se mueven y se elevan. Es normal que al principio sea un poco complicado y que durante el postoperatorio se requiera mayor esfuerzo y se sienta muy cansado. No es importante realizar un gran número, lo más importante es la frecuencia y el esfuerzo respiratorio que diariamente realiza por mejorar.
  • Se debe realizar el ejercicio durante 5 minutos cada hora, en forma intermitente alternando con respiraciones normales.

Posibles molestias con la fisioterapia respiratoria

  • Náuseas o vómitos: pueden ocurrir cuando se realizan los ejercicios sin haber hecho la digestión. Debe esperar como mínimo una hora después de las comidas.
  • Mareos: ocurren cuando se realizan varios ejercicios sin alternar con respiraciones normales. Debe descansar unos minutos, no realizar los ejercicios muy rápido y siempre alternar 2-3 ejercicios con 2-3 respiraciones normales.
  • Dolor en la herida quirúrgica esternal: Al realizar una respiración profunda, entra más aire a los pulmones y si está recién operado puede tener dolor en la herida. Notifíquelo al personal de enfermería para mejorar el control del dolor con fármacos.
  • Tos y movilización de secreciones: Es uno de los objetivos de la fisioterapia. Comprendemos que la tos puede generar dolor, pero es necesario eliminar la mucosidad para evitar complicaciones. Pida ayuda para controlar el dolor, en todo momento queremos ayudarle a que esté confortable y sin dolor.

NO OLVIDE TRAER EL INSPIRÓMETRO CUANDO INGRESE EN EL HOSPITAL PARA LA CIRUGÍA, YA QUE DEBE CONTINUAR CON LA FISIOTERAPIA DURANTE EL POSTOPERATORIO.

  • Corsé torácico o chaleco

La gran mayoría de las cirugías cardiacas, requieren que se corte el hueso del pecho llamado esternón justo por la mitad. La cicatrización de esta fractura, necesita 4-6 semanas. Estos pacientes por lo tanto necesitan un corset o chaleco, que deberán llevar durante 1-2 meses según el caso. Este chaleco es para estabilizar el esternón y facilitar su unión. En el mercado existen diferentes modelos con adecuada efectividad, sin embargo Neolaser Cardiovascular, recomienda el protector torácico ECOPRIME 3, cómodo para el paciente sin dejar de ejercer su función protectora. Ofrece un ajuste sencillo para diferentes tipos de pacientes, es fabricado con materiales transpirables y lavables y permite una tracción más cómoda y eficaz.

Si usted es intervenido vía esternal, le invitamos a disponer del mismo con antelación para cuando se le pida en el postoperatorio. 

Normalmente se puede adquirir en cualquier ortopedia. Una vez en planta, le explicaremos como utilizarlo y las recomendaciones a seguir para minimizar la posibilidad de complicaciones de la herida quirúrgica esternal.

Ingreso hospitalario

Próxima la fecha de la intervención, le llamaremos para su ingreso hospitalario. Lo más frecuente es que usted ingrese unas 24-48 horas antes de la cirugía. El equipo administrativo del hospital le indicará los pasos a seguir y la habitación de ingreso. Una vez en planta, acudirá un miembro del equipo quirúrgico y anestesiólogo. Le indicaremos que medicamentos debe tomar antes de la cirugía y cuales no. Durante esta valoración, también podemos aclarar nuevas dudas que hayan surgido. Si usted sufre de alguna alergia, háganoslo saber.

Unas 8 horas previas a la cirugía, no debe comer ni beber nada después de la medianoche. El personal de enfermería, le rasurará el vello de las zonas sometidas a intervención y se le pedirá que se duche con jabón antiséptico la mañana del día de la cirugía. Desde el ingreso, recomendamos realizar enjuagues bucales con Clorhexidina después de las comidas. Medidas necesarias para prevenir posibles infecciones durante el postoperatorio.

Es normal que usted se sienta un poco nervioso antes de la cirugía. No se preocupe, nuestro equipo médico, le prescribirá unos fármacos que le ayudaran a estar más tranquilo y a dormir adecuadamente la noche previa a la cirugía.

No olvide llevar la documentación antes indicada:

  • Informe del estudio preanestésico.
  • Informe médico de su cardiólogo.
  • Informe de las pruebas que le hayan realizado como TAC, cateterismo, radiografía, analítica, entre otros.
  • Consentimiento informado firmado de la intervención que le vamos a realizar, y que habremos entregado previamente en la consulta.
  • Autorizaciones para:
    • Ingreso hospitalario.
    • Prótesis si precisa.
    • Médico
    • Anestesia

No deberá comer ni beber absolutamente nada. El personal de enfermería le dará todas las indicaciones a seguir, no se preocupe.

Después de la cirugía

EL DESPERTAR EN LA UCI

Tras la intervención usted es trasladado a la UCI por lo general dormido e intubado. Ahí permanecerá mínimo 48-72 horas según la evolución clínica postoperatoria.

En las próximas horas irá recuperando su nivel de consciencia, progresivamente iremos reduciendo los medicamentos anestésicos; pero le garantizaremos un adecuado control del dolor. Al despertar tendrá aún el tubo en la boca para respirar, por lo tanto el despertar puede ser algo molesto y desagradable. Ocasionalmente puede estar desorientado y algo agitado, sin tener claro dónde está y que ha pasado, le recuerdo que aún está bajo los efectos de la anestesia. Hasta que su nivel de consciencia no sea normal y usted sea capaz de respirar por sí mismo, no podemos retirarle el tubo de la boca. Intentaremos que este momento sea lo menos desagradable posible. Una vez bien despierto, retiramos cuidadosamente el tubo; no se preocupe, no es un procedimiento doloroso.

También notará algunos tubos que salen del pecho, estos drenajes están conectados a un recipiente que recoge el líquido que sale de la zona quirúrgica mediante aspiración. Es normal que exista una pequeña cantidad de líquido sanguinolento en las primeras horas. Lo más frecuente es retirarlos en las primeras 24-36 horas si la evolución es favorable.

A su alrededor observará monitores que registran sus signos vitales y nos permiten conocer la función de su corazón, algunos de ellos generan ruidos por alarmas y tienen muchas luces, que pueden ser molestos. No se preocupe por estos ruidos, todo esto es para su beneficio y en todo momento es seguido muy de cerca por un grupo de enfermeras y médicos intensivistas, con amplia experiencia en cuidados postoperatorios.

Durante estas primeras 24 horas en UCI, usted no podrá comer ni beber, no podrá levantarse ni moverse, el descanso incluso puede ser difícil. En todo momento, el personal le ayudará en todo lo que necesite y contará con una medicación que le permitirá estar confortablemente y dormir. A las 24 horas de la cirugía, solemos iniciar la dieta y si hemos retirado los drenajes, lo levantaremos al sillón durante unas horas.

En estos días en UCI, la visita de los familiares será en horas programadas para garantizar el confort y descanso del paciente.

En todo momento el equipo quirúrgico estará en contacto con el equipo de la UCI. En conjunto se decidirán las medidas a seguir, se valorarán los drenajes y el estado de las heridas quirúrgicas. Si no hay ninguna complicación y la evolución es favorable, usted será trasladado a la planta de hospitalización para continuar con su recuperación.

Recuperación en planta

Después del periodo inicial en UCI, le trasladarán a una habitación en la planta del hospital. Aquí usted podrá recibir a sus familiares y amigos. Los primeros días suelen ser los más complicados, sentirá más molestias y dolor por el cambio de la medicación, y tendrá algunas dificultades para moverse ya que se encontrará más débil y cansado, no se preocupe es normal sentirse así. En caso de tener dolor, no dude en comunicarlo, uno de nuestros objetivos es que usted se encuentre confortable.

Si ha sido sometido a una cirugía cardiaca vía esternal, una vez se han retirados los drenajes del tórax, debe utilizar en todo momento, un chaleco o corsé para el pecho, el cual deberá llevar durante 1 ó 2 meses. Este corsé, sirve para estabilizar el esternón y permite que el hueso suelde adecuadamente. A su vez, también se aconseja dormir boca arriba y seguir las indicaciones que le daremos. Es realmente importante, evitar que se produzca una deshicencia esternal, es decir, que el esternón no pegue adecuadamente.

Con respecto a los drenajes quirúrgicos, estos se suelen retirar a partir de las 36-48 horas de la cirugía. Si no se han retirado en la UCI, serán retirados en la habitación. Esto puede ser algo molesto pero no precisa de anestesia.

Para garantizar un ritmo cardiaco adecuado durante el postoperatorio de la cirugía cardiaca, se colocan uno o dos cables azules, llamados electrodos de marcapaso, próximos a su corazón. Dichos cables se pueden visualizar a través del tórax, donde un extremo se ubica cerca del corazón y otro sale externamente, por si es necesario el apoyo temporal de un marcapaso externo. Este cable sólo se utilizará si su ritmo cardiaco es un poco lento, situación que puede ocurrir durante los primeros días del postoperatorio. Una vez en planta, previa valoración médica, entre el tercer y cuarto día, serán retirados por el personal de enfermería siendo un procedimiento indoloro.

Una situación frecuente, es la dificultad para dormir durante la noche. Si no duerme bien comuníquelo a cualquier miembro del equipo o a enfermería, se le podrá indicar fármacos que le ayuden a conciliar el sueño. Algunos consejos puede ayudarle, intente dormir lo menos posible durante el día y tome algún analgésico antes de ir a la cama, así evitará despertar por el dolor. En todo momento le ayudaremos.

Otra situación frecuente es el estreñimiento. Una vez que sea posible, iniciaremos laxantes. En algunos casos, cuando estos no son efectivos y previa valoración médica por cualquier miembro del equipo, podremos utilizar microenemas o enemas según sea el caso.

Puede tener alteraciones del estado de ánimo, llanto fácil, sensación de tristeza e incluso sentirse depresivo. No se preocupe, de momento se encuentra en la fase de recuperación, es normal no sentirse bien, dentro de unas 4-6 semanas se sentirá mejor y todo pasará.

Una situación muy frecuente, es tener hinchazón en los tobillos. Para esto le aconsejamos, iniciar la movilización precozmente, elevar las piernas cuando sea posible, hacer cambios posturales. En los casos, donde exista una o varias heridas en las piernas, como en las cirugías coronarias por extracción de una vena, se le colocará un vendaje compresivo hasta la ingle o por encima de la rodilla, según el caso. Una vez retirados los puntos, si persiste con hinchazón puede utilizar una media compresiva hasta la ingle.

Con respecto al seguimiento clínico en planta, el personal de enfermería le tomará varías veces al día las constantes vitales (temperatura, presión arterial, frecuencia cardiaca, saturación de oxígeno y glucemia capilar en algunos casos). Le realizarán electrocardiogramas de control, le curarán las heridas quirúrgicas y le ayudarán en lo que usted necesite.

La valoración médica se realizará una vez al día durante los días laborables, y durante el fin de semana acudiremos los días sábados. Dada la actividad de nuestra consulta, quirófanos y hospitalización en diferentes centros sanitarios, el horario será variable. Sin embargo, en todo momento estaremos en contacto con el personal de enfermería de su hospital, quienes a su vez nos pueden contactar en cualquier momento del día, si surge alguna duda o incidencia. Para las urgencias, cada centro hospitalario dispone de médicos de urgencias e intensivistas, quienes se pondrán en contacto directo con nosotros cada vez que sea necesario. En cualquier caso, siempre estamos a su disposición para cualquier duda o información al teléfono 902 92 92 07, no dude en contactarnos.

Como parte de la rehabilitación postoperatoria, es esencial realizar fisioterapia respiratoria, para esto usted debe realizar ejercicios con un dispositivo llamado inspirómetro de incentivo.

Este dispositivo le permitirá:

  • Incrementar la presión transpulmonar y los volúmenes inspiratorios.
  • Reducir o evitar las complicaciones pulmonares postquirúrgicas.
  • Facilitar la expectoración de las secreciones bronquiales.

La inspirometría incentivada requiere que usted realice inspiraciones prolongadas, lentas y profundas. Durante el postoperatorio, este ejercicio se iniciará cuando usted tenga un buen nivel de consciencia, pueda sentarse o incorporarse en la cama lo más sentado posible.

Técnica de realización:

  1. Realizar una espiración sin el dispositivo, es decir, antes de colocarse la boquilla debe sacar completamente el aire de los pulmones.
  2. Sujetar la boquilla con los labios sin dejar escapar aire y realizar una inspiración tan profunda y lenta como le sea posible. Durante este momento, usted observará que las bolas del dispositivo suben. Si usted sólo puede subir una, no se desanime, poco a poco mejorará la técnica y su capacidad respiratoria.
  3. Luego puede soltar la boquilla y sacar el aire lentamente por la nariz o por la boca.
  4. Realizar 1-2 ejercicios respiratorios, luego hacer una pausa para realizar respiraciones normales alternantes y volver a repetir el ejercicio durante 5 minutos cada hora.
  5. Si durante el ejercicio, nota dolor a nivel de la herida quirúrgica del esternón, comuníquelo al personal de enfermería para su alivio con la administración de algún analgésico.
  6. Si usted no es capaz de mantener las bolas arriba con el ejercicio, intente realizar respiraciones profundas, metiendo todo el aire posible, para subir y mantener mínimo una bola.

Para el momento del alta, le diremos si es necesario continuar con la fisioterapia respiratoria en casa y por cuanto tiempo.

Durante su ingreso el tratamiento suele ser diferente a su medicación habitual, no se preocupe, desde que ingresa conocemos su tratamiento habitual y las enfermedades asociadas a su enfermedad cardiovascular. Diariamente iremos valorando la incorporación de su tratamiento habitual, cuando que sea necesario. Le recomendamos no tome ningún medicamento por su cuenta y ante cualquier duda, consulte con nosotros o con su enfermera. Para el momento del alta, le daremos un informe detallado con el tratamiento a realizar en domicilio.

Durante los días de planta, se realizarán diferentes pruebas complementarias para comprobar que todo evoluciona correctamente. Estas pruebas son variables, pero las más frecuentes son:

  • Análisis de sangre
  • Electrocardiograma
  • Radiografía de tórax
  • Ecocardiograma

Progresivamente se irá encontrando mejor y le insistiremos en que empiece a caminar. Inicialmente irá acompañado de su familia, pero rápidamente se verá con la capacidad para dar pequeños paseos sólo. En todo momento lleve colocado el corset o chaleco del pecho.

La alimentación que había comenzado en la UCI, continúa en la planta con una dieta baja en sal y en grasas saturadas. Es habitual, perder el apetito o que los alimentos no sepan como recuerda. Es importante que usted intente comer un poco de todos los platos que se le ofrecen, poco a poco estos síntomas desaparecerán e irá recuperando el apetito de manera progresiva según se vaya encontrando mejor y transcurran los días.

Si usted se encuentra bien y no hay complicaciones, será dado de alta a su domicilio entre el día quinto y octavo del postoperatorio. Los marcapasos son dados de alta el mismo día de la intervención o al día siguiente. Los procedimientos de arritmias, suelen irse a las 24 horas también. No tenga miedo de irse tan pronto, en casa continuará recuperándose y le daremos las indicaciones necesarias para su confort.

Al alta, un miembro del equipo le entregará un informe médico de su estancia hospitalaria. Este incluye un resumen de su historia clínica, el procedimiento quirúrgico realizado y la evolución durante su estancia en UCI y planta. También le entregaremos la pauta de medicación que debe tomar. Recomendamos, pedir cita para la consulta de Cirugía Cardiaca y con su cardiólogo, para dentro de un mes aproximadamente.

Riesgos y complicaciones

Una vez usted en casa, debe seguir una serie de recomendaciones para que su evolución continúe siendo favorable.

  • Cuidados de las heridas quirúrgicas

Si usted ha sido dado de alta antes del sexto día de la cirugía cardiovascular, es posible que no hayamos retirado ningún punto de sutura o agrafes (grapas). Si éste es su caso, usted puede acudir a cualquier centro sanitario, donde el personal de enfermería empezará a retirar algunos puntos, por lo general en forma alterna entre el séptimo y octavo día de la cirugía, para retirar el resto de puntos a las 48 horas.

Debe continuar durmiendo boca arriba o sea en decúbito supino, sobre todo las primeras 3-4 semanas. En cuanto al corsé, debe seguir con él al menos hasta la revisión en consultas al mes de la cirugía.

En algunos casos, puede verse una especie de abultamiento en la zona más superior de la herida esternal que progresivamente irá desapareciendo.

En los casos de extracción de una vena en la pierna (safenectomía), los puntos se retirarán progresivamente según la evolución de cada paciente. Los primeros días observará que le colocaremos un vendaje compresivo hasta las ingles, o sea, hasta la porción superior del muslo. Si tiene mucho edema, retiraremos lentamente los puntos en forma ambulatoria. En los momentos de reposo, le recomendamos elevar la pierna que contiene la herida sobre un taburete para acelerar la resolución de esa hinchazón.

Una vez retirados todos los puntos, si usted persiste con hinchazón, es necesario utilizar una media de compresión elástica hasta la ingle para resolver esta situación durante un mes o mes y medio.

En algunos casos, puede sentir sensación de hormigueo, pinchazos o molestias. Esto es debido a los nervios que acompañan a la vena y que pueden afectarse durante la intervención. Progresivamente irán desapareciendo, no debe alarmarse, puede tomar algún analgésico.

Si las curas realizadas se humedecen con el aseo personal, es necesario cambiar el apósito y mantener la cura lo más seca posible. Recomendamos realizar las curas con betadine o clorhexidina, cada 48 horas si la herida no tiene ninguna complicación. Excepcionalmente si su enfermera lo considera oportuno o la herida presenta alguna secreción, las curas serán cada 24 horas. Si presenta fiebre, enrojecimiento, salida de alguna secreción de mal aspecto o los bordes de la herida no cierran adecuadamente, debe ponerse en contacto con nosotros al teléfono 902 92 92 07 o pedir cita preferente para la consulta.

Información postoperatorio

 

  • Aseo personal

Una vez retirados todos los puntos, usted puede empezar a ducharse. Los primeros días evite frotar la herida y debe secar muy bien la zona, evitando el arrastre. Ya no es necesario cubrirla nuevamente con apósitos. Utilice ropa confortable, evitando sudar excesivamente.

  • Cuidados de la cicatriz

Una vez retirados los puntos, puede ducharse o bañarse sin temor. Es conveniente que la zona de la cicatriz no se exponga al sol durante un año. Si desea broncearse, proteja la zona de la cicatriz con un filtro solar potente (factor 30-50). Aplique una capa de esta crema siempre que exponga la cicatriz al sol, y conviene renovarla cada 2 ó 3 horas.

Algunos pacientes pueden desarrollar una cicatrización exagerada produciéndose un queloide. Si entre las 3-8 semanas de la intervención observa que la cicatriz se ensancha y crece, es conveniente que acuda a consulta para impedir que la inflamación progrese y mejorar su aspecto estético, o acuda a un cirujano plástico para que la trate.

  • Hinchazón de las piernas o edema.

Para prevenir y mejorar este síntoma, recomendamos realizar cambios posturales, evitando estar sentado durante mucho tiempo. Puede mover las piernas con frecuencia, realizando movimientos de flexión y extensión. Como se ha mencionado anteriormente, para los casos de safenectomía y edema, se recomienda utilizar las medias elásticas durante un mes o mes y medio posterior a la cirugía durante el día, retirándose por la noche.

Si con estas medidas no hay mejoría y el edema es importante, no dude en ponerse en contacto con nosotros o su cardiólogo.

  • Dolor

Cierto grado de dolor torácico persiste durante unas semanas mientras consolida el esternón. A medida que aumente su movilización, esto irá desapareciendo. Sentado estará mucho más cómodo que en la cama.

A veces este dolor reaparece esporádicamente con los cambios del tiempo, como con cualquier otro callo óseo y no tiene mayor importancia. Algunos pacientes pueden cursar con contracturas musculares en los hombros o espalda, son muy frecuentes en las primeras semanas. Puede tomar los analgésicos indicados al alta y si no hay mejoría podemos asociar relajantes musculares. Su médico de cabecera también puede ayudarle con esta molestia.

  • Debilidad y anemia

Un síntoma típico de la cirugía cardiaca es la debilidad y sensación de cansancio, sobretodo durante el primer mes si se acompaña de cierto grado de anemia. Poco a poco, una vez desaparezca la anemia y pasen los días de la cirugía, esto mejora progresivamente. Tenga paciencia, no representa una complicación, forma parte del postoperatorio y muy pronto se sentirá muy bien. Para el momento del alta, si persiste con anemia importante en la analítica control, incluiremos en el tratamiento hierro oral. La decisión será individualizada.

  • Ejercicios respiratorios

Se deben seguir realizando los ejercicios respiratorios durante el tiempo que se le precise el día del alta. Cada paciente es diferente. En casos aislados y según el tipo de cirugía, puede ocurrir que entre la 2º y 3º semana, aparezca ciertas limitaciones para la actividad física, dificultad para respirar y necesidad de dormir semisentado. Si este es su caso, llámenos para verle en nuestra consulta. Si no se encuentra bien y no puede esperar a la revisión en consulta, acuda a urgencias de un centro sanitario y si es oportuno, ellos se pondrán en contacto con nosotros para verle.

  • Actividad Física

Una vez en casa debe continuar dando paseos diarios, evitando las temperaturas extremas del día de frío y de calor. Le aconsejamos realizar varios paseos cortos al día según tolerancia. Progresivamente, debe ir aumentando la duración de la caminata y el grado de inclinación, siempre y cuando usted se sienta confortable; sin falta de aire, palpitaciones o dolor en el pecho.

Debe empezar a caminar a paso lento, si se siente bien puede acelerar el paso. Si presenta dolor, sensación de falta de aire, mareos o palpitaciones irregulares, debe detenerse y descansar. Recuerde que cada persona tiene un ritmo diferente. Si los síntomas no mejoran con el reposo debe acudir a un servicio de urgencias.

Consideramos oportuno, enfatizar que no debe realizar ningún deporte con riesgo de caída o que involucre grandes esfuerzos con los hombros y brazos durante la fase de recuperación. Su herida esternal necesita mínimo 6 semanas para un cierre completo.

  • Conducir

Intente evitar conducir en las próximas 6-8 semanas después de la cirugía. Como copiloto no tiene ningún inconveniente, ni con el uso del cinturón de seguridad desde el primer día del alta a casa.

En situaciones de viajes de más de 2 horas de duración, recomendamos descansar cada 2 horas y dar pequeños paseos andando.

  • Actividad sexual

Puede reanudar su vida sexual cuando su tolerancia al ejercicio sea aceptable y usted se sienta bien. Recuerde que no debe realizar grandes esfuerzos con los brazos durante las primeras semanas.

  • Subir escaleras

Esta actividad física inicialmente se acompaña de cierto grado de cansancio, debe descansar todas las veces que usted considere necesarias. El mayor esfuerzo para subir las escaleras debe realizarlo con las piernas, utilice la baranda sólo como apoyo y seguridad.

  • Regreso al trabajo

Si su recuperación progresa normalmente, puede volver a trabajar en un periodo entre cuatro y ocho semanas después de la intervención. Recomendamos una incorporación gradual a la jornada laboral.

  • ¿Cuándo debo consultar a urgencias?

Aumento brusco de peso por hinchazón
Fiebre persistente sin claro foco de infección

Repentina y creciente falta de aire
Aumento del dolor de esternón que no alivie con el reposo

Enrojecimiento, hinchazón o manchado de alguna herida quirúrgica.
Debilidad u hormigueo en la cara, brazo o pierna

Pérdida del conocimiento
Palpitaciones muy rápidas
Heces negras (salvo que tome hierro)
Hemorragias o hematomas
Cualquier síntoma inesperado o que no entienda

 

Para cualquier duda o incidencia por favor llamar a nuestra secretaria al teléfono 902 92 92 07, posteriormente nos pondremos en contacto con usted o pida cita en alguna de nuestras consultas para verle. Nos gustaría que nos llamara una vez a la semana durante el  primer mes para conocer sobre su recuperación.

 

  • Revisiones posterior al alta

La consulta de revisión será en nuestra consulta aproximadamente a las cuatro semanas después de la cirugía. Al alta no olvide solicitar cita en su centro de preferencia con el equipo quirúrgico. En situaciones específicas, le citaremos al poco tiempo del alta cuando sea necesario.

  • Alimentación

La dieta debe ser cardiosaludable, es decir, pobre en sal y en grasas animales, con alto contenido de carnes, frutas, pescados, legumbres y cereales. Para los diabéticos con muy bajo contenido en azúcares. Sin embargo, en la fase inicial de la recuperación, no conviene ser muy estrictos con la dieta. Recuerde que usted tendrá poco apetito e incluso alteraciones en el sentido del gusto, durante este tiempo es más importante que coma y retome su vida habitual.

Enfermos coronarios
Si usted ha sido intervenido de las arterias coronarias, debe seguir una dieta pobre en colesterol además de la anterior. Si a pesar de realizar adecuadamente la dieta, su nivel de colesterol o triglicéridos en sangre siguen elevados, precisará el consejo de su cardiólogo o médico general o de un experto en dietética o endocrinólogo. Es muy probable que necesite también tratamiento con algún fármaco que reduzca los niveles de colesterol.

Enfermos valvulares
En caso de que haya sido intervenido de una o más válvulas del corazón, no es preciso seguir una dieta baja en colesterol. Puede usted tomar cualquier tipo de alimentos. Si además del problema valvular tiene elevados el colesterol o los triglicéridos debe continuar con la dieta sin grasas y tal vez medicación, según las indicaciones de su médico.

  • Tabaco

Este mensaje seguro no es nuevo, si usted es fumador le invitamos a dejarlo. Por todos es bien conocido, que el tabaquismo es un factor de riesgo cardiovascular muy importante, incluso para el desarrollo de enfermedades respiratorias.

El tabaco produce adicción, por esto no es fácil dejarlo y requiere mucho más que motivación y fuerza de voluntad, consulte por apoyo sanitario a su cardiólogo o internista, ahora es el momento para mejorar su estilo de vida, recuerde que ha sido sometido a una cirugía cardiaca. En caso de tener recaídas no se preocupe, es habitual, consulte con su médico tratante para ofrecerle apoyo.

  • Consumo de alcohol

Es aceptable el consumo de una o dos copas de vino tinto o cervezas diariamente, evite el consumo excesivo.

  • Medicación

Para el momento del alta, se le entregará un informe con su historial y la medicación que debe seguir al alta. Es frecuente, que la medicación al alta sea algo diferente a la previa a la cirugía, el estado de su corazón actual es diferente y aún se encuentra en la fase de recuperación de la cirugía. Su situación mejorará progresivamente, por esto recomendamos un ajuste de su medicación por su cardiólogo tratante, al primer mes de la cirugía aproximadamente.

Mientras persistan molestias en las heridas quirúrgicas, puede tomar Paracetamol (500-1.000 mgr) hasta tres veces al día o cualquier otro tipo de analgésico. Si padece estreñimiento puede llegar a necesitar laxantes tipo enemas, supositorios de glicerina, Emuliquen, o Duphalac.

Durante el primer mes, es frecuente la indicación de algún inductor del sueño para garantizar su descanso nocturno, si usted ya toma alguno puede seguir tomándolo. Según su situación clínica y el grado de anemia al alta le indicaremos hierro oral. Si usted es diabético, lo más frecuente es que al alta continúe tomando su medicación habitual.

Para evitar cualquier confusión, recuerde que en el informe de alta se especificará claramente el tratamiento a seguir y si tiene alguna duda puede ponerse en contacto con nosotros.

  • Anticoagulación y antiagregantes

Algunas arritmias como la fibrilación auricular o ser portador de prótesis valvulares, son situaciones que generan mayor riesgo de sufrir embolias. Para evitarlas disponemos de unos medicamentos, llamados anticoagulantes como el Sintrom y el Aldocumar. los cuales disminuyen un poco la velocidad de coagulación de la sangre con bajo riesgo de sangrado.

El efecto de estos fármacos en nuestra sangre, puede ser medido a través de un parámetro denominado INR. Según los valores se realizan ajustes de la medicación. En ocasiones, se requiere adicionar otros fármacos como las heparinas, para evitar la formación de trombos cuando los niveles de INR están por debajo del valor requerido. En otros casos, se suspenderá la anticoagulación cuando el INR esté muy elevado, lo cual aumenta el riesgo de sangrado.

A pesar de ser sometido a una cirugía cardiaca, este riesgo se mantiene y al alta se le indicará que anticoagulación debe tomar y por cuánto tiempo, según sea su caso.

  • Si usted tomaba previamente SINTROM (acenocumarol) o ALDOCUMAR (warfarina), al alta continuará con dicha medicación con un seguimiento más estrecho para evitar alteraciones en los niveles y posibles complicaciones quirúrgicas.

Siguiendo las recomendaciones de las principales sociedades científicas, según el tipo de cirugía y si es portador de prótesis valvulares mecánicas o biológicas, o si ha sido sometido a una reparación valvular; le indicaremos anticoagulación oral permanente o por un tiempo determinado, según sea su caso.

  • Para todo paciente con prótesis valvular mecánica se requiere tomar anticoagulación oral permanente:

Prótesis mitral mecánica: requiere mantener el INR entre 3 – 3,5.

Prótesis aórtica mecánica: requiere mantener el INR entre 2 – 3.

Estos valores, en ocasiones son más elevados si tiene alto riesgo embólico.

  • Para todo paciente con prótesis valvular biológica se requiere tomar anticoagulación oral durante 3 meses. Tanto para prótesis biológicas mitral o aórtica se requiere mantener el INR entre 2,5 a 3,5.
  • Para todo paciente con reparación de válvula mitral y alto riesgo embólico, recomendamos anticoagulación oral durante 3 meses.

Además de la anticoagulación, TODOS LOS PACIENTES con prótesis valvulares ya seas mecánicas o biológicas DEBEN TOMAR ÁCIDO ACETILSALICÍLICO (aspirina, AAS) de 75 a 100 mg diariamente.

Para los pacientes con implante valvular aórtico transcatéter (TAVI), además de la aspirina, se recomienda utilizar CLOPIDOGREL 75 mg diarios los primeros 6 meses.

Consentimientos informados